Cornelio ha llevado a sus hombres al límite sometiéndolos a una terrible marcha para regresar a Castellum Aquila después de haber tomado Castellum Corvus. Los leones del Nilo llegan agotados ya entrada la noche, pero el cansancio hace mella en algunos legionarios.

Britannicus se muestra benevolente ante una falta grave pero Cornelio culpa al optio de lo sucedido y decide castigarlo levantando una barrera quizás definitiva entre ambos.

Dolido ante la incomprensión de su amigo y oficial, Britannicus recibe muestras de apoyo de los hombres mientras Cornelio es consciente de que está poniendo a prueba la lealtad de su mano derecha antes de que la III centuria se ponga en marcha de nuevo, esta vez hacia Novo Capua, donde los nubios tienen un importante punto de distribución.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Dejar un comentario