Los leones del Nilo llegan a Eboracum por fin y se dan cuenta de que la dura y cruel política de Publio Décimo está complicando las cosas con los brigantes. Cornelio logra que el centurión Aelus Trebelio se vaya de la lengua y, los tres amigos, consiguen una valiosa información.

La noche es lluviosa y oscura, muy especialmente para Larmis quien, muy a su pesar, se verá envuelto en un perverso juego de hechicería.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Dejar un comentario