La I Cohorte Equitata Quinquagenaria Antonina se adentra en territorio picto dejando atrás el Vallum Antonini. Cornelio decide dejar espacio a Pompeyo y Larmis para que manejen por si mismos a la tropa y, muy pronto, comienzan las primeras tensiones entre legionarios y auxiliares.

Mientras avanzan hacia Castellum Niveus, no dejan de ser observados por guerreros damnoni durante todo el trayecto, haciendo que el nerviosismo vaya en aumento.

Uxlindos, el prisionero picto que hace de guía, tiene libertad de movimientos aunque siempre hay un par de ojos vigilándole.

Cuando las tropas de Cornelio llegan a la garganta de Udum Brog, se encuentran el terreno cubierto de estacas y una barricada que bloquea el paso en un intento de retrasarles o quizás algo peor.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Dejar un comentario